Fürchte dich nicht

BWV 228 // Oda fúnebre

(No temas) Cantata motete, para conjunto vocal (doble coro), oboe I+II, taille, cuerdas y bajo continuo

Motete de Johann Christoph Bach «Fürchte dich nicht»

Fürchte dich nicht, denn ich hab‘ dich erlöst,
ich hab‘ dich bei deinem Namen gerufen,
du bist mein.
Wahrlich, ich sage dir:
Heute wirst du mit mir im Paradies sein.

O Jesu du, mein Hilf und Ruh,
ich bitte dich mit Tränen:
Hilf, dass ich mich bis ins Grab nach dir möge sehnen.

Johann Heinrich Schmelzer: «Lamento sopra la morte Ferdinandi III»

Motete de Johann Sebastian Bach, BWV 228 «Fürchte dich nicht»

Vídeo

Escuchen y vean la introducción, el concierto y la reflexión por completo.

¿Quieres disfrutar de nuestros vídeos sin publicidad? Suscríbete a YouTube Premium ahora...

Taller introductorio
Reflexión
Material adicional

«Lutzograma» sobre el taller introductorio

Manuscrito de Rudolf Lutz sobre el taller
Download (PDF)

Audio

La grabación de sonido de este obra se puede encontrar en todas las plataformas de streaming y descarga.

ESCUCHAR EN

ESCUCHAR EN

ESCUCHAR EN

Artistas

Coro

Soprano
Lia Andres, Felicitas Erb, Simone Schwark, Noëmi Sohn Nad, Alexa Vogel, Mirjam Wernli

Contralto
Laura Binggeli, Antonia Frey, Liliana Lafranchi, Damaris Rickhaus, Simon Savoy, Lea Pfister-Scherer

Tenor
Zacharie Fogal, Raphael Höhn, Tobias Mäthger, Sören Richter, Nicolas Savoy, Walter Siegel

Bajo
Fabrice Hayoz, Grégoire May, Daniel Pérez, Retus Pfister, Jonathan Sells, Tobias Wicky

Orquesta

Dirección
Rudolf Lutz

Violín
Eva Borhi, Peter Barczi

Viola
Matthias Jäggi

Violoncello
Maya Amrein

Violone
Markus Bernhard

Oboe
Katharina Arfken, Philipp Wagner

Taille
José Manuel Cuadrado Sánchez

Fagott
Susann Landert

Cémbalo
Jörg-Andreas Bötticher

Órgano
Nicola Cumer

Director musical

Rudolf Lutz

Taller introductorio

Participantes
Rudolf Lutz, Pfr. Niklaus Peter

Reflexión

Orador
Muhterem Aras

Grabación y edición

Año de grabación
22/11/2019

Ingenieros de sonido
Stefan Ritzenthaler, Nikolaus Matthes

Dirección de grabación
Meinrad Keel

Gestión de producción
Johannes Widmer

Producción
GALLUS MEDIA AG, Suiza

Productora ejecutiva
Fundación J.S. Bach, St. Gallen (Suiza)

Publicaciones correspondientes en nuestra tienda

Sobre la obra

Libretista

Primera interpretación
Desconocida; probablemente el 4 de febrero de 1726,
Leipzig (para el funeral de Susanna
Sophia Winckler)

Texto
Isaías; Paul Gerhardt (1653)

Texto de la obra y comentarios teológico-musicales

1. Chor

Fürchte dich nicht, ich bin bei dir,
weiche nicht, denn ich bin dein Gott!
Ich stärke dich, ich helfe dir auch,
ich erhalte dich durch die rechte Hand
meiner Gerechtigkeit.

2. Chor

Fürchte dich nicht, denn ich habe dich
erlöset, ich habe dich bei deinem Namen
gerufen, du bist mein.
Fürchte dich nicht, du bist mein!

3. Choral

Herr, mein Hirt, Brunn aller Freuden,
du bist mein,
ich bin dein,
niemand kann uns scheiden.
Ich bin dein, weil du dein Leben
und dein Blut mir zugut
in den Tod gegeben.

4. Choral

Du bist mein, weil ich dich fasse
und dich nicht, o mein Licht,
aus dem Herzen lasse.
Laß mich, laß mich hingelangen,
da du mich und ich dich
lieblich werd umfangen.

Reflexión

Estimadas señoras y señores

queridos músicos, técnicos y personas implicadas en la organización, querida comunidad Bach,

No es la primera vez que escucho este motete, el motete «Fürchte dich nicht».

Esto no es sorprendente. Después de todo, tenía que preparar mi reflexión para esta noche. Sin embargo, ahora mismo me parece que vuelvo a escuchar el «Fürchte dich nicht» por primera vez hoy. Probablemente porque la música simplemente me conmueve. Porque provoca algo en mí. Y para mí también muestra la universalidad, la intemporalidad, sí, el poder que hay en este motete.

Dejarse tocar una y otra vez. Percibir esta chispa de «como si fuera la primera vez». Creo que vale la pena dejar que surja esta chispa de «como si fuera la primera vez», buscarla – en la música, en las personas, en las comunidades.

Por lo tanto, he decidido no ofrecerles hoy, querido público, una reflexión abstractamente pulida. En cambio, quiero llevarte conmigo: Al motete de «ersten Mal» «Fürchte dich nicht» para mí. Y quiero llevarte conmigo por los caminos del pensamiento que siguieron.

En primer lugar, me gustaría decir que me encanta escuchar música clásica. Voy regularmente a la ópera en Stuttgart. Las reflexiones sobre diversos temas también se producen con mucha frecuencia en mi vida cotidiana como político, especialmente como Presidente del Parlamento del Estado. La política siempre concierne a toda la convivencia en una sociedad. Por supuesto, los temas son diversos. Pero los dos juntos, el reflejo de una pieza de música clásica, es una novedad para mí. Así que también es una «primera vez» en ese sentido.

Así que hace unas semanas, por la noche después de una sesión plenaria, me senté en mi despacho y llamé a YouTube. Reconozco que ese día estaba un poco cansado. Los debates en el Parlamento habían sido intensos, a veces acalorados, incluso se había producido algún que otro cruce de palabras. En el escritorio de mi secretaria había una carta de odio de mal gusto para mí. (Me ahorraré la redacción).

En pocas palabras: Me alegré de retirarme a mi despacho y tener unos minutos para mí. Así que busqué en Youtube y escribí: «Bach Motette BWV 228». Ya tenía los documentos en la mano, que quería revisar mientras tanto. Pero no llegué a hacerlo del todo.

La música, las voces, me cautivaron desde el primer momento.

No tengas miedo.

No te muevas.

¡Qué energía!

¡Qué poder!

¡Sólo en estos dos fragmentos de frases!

Seguí escuchando y luego escribí lo primero que me vino a la mente.

Estos fueron los cuatro adjetivos: urgente, exigente, conmovedor, convincente.

Volví a estar bien despierto. Recogí la letra y volví a tocar la pieza desde el principio. De nuevo, esa energía.

La segunda vez, no sólo escuché con el corazón. Mi cabeza se unió. 

No tengas miedo.

¡No te retires!

Eso me pareció un mandato.

Pensé en la democracia liberal y en las amenazas a las que se enfrenta. En Alemania. En Europa. Amenazas como el creciente antisemitismo. La violencia de la extrema derecha. Asesinatos políticos. Basta pensar en el reciente y afortunadamente fallido atentado contra la sinagoga del este de Alemania. En el que, por desgracia, dos personas perdieron la vida. O el asesinato de extrema derecha del político de la CDU Walter Lübke en el suroeste de Alemania este verano.

Y también están las amenazas algo más sutiles para la democracia, como el odio y la incitación en las calles y en las redes digitales. Y lo más preocupante desde mi punto de vista: el cambio de consenso. O dicho de otro modo: Lo que se puede decir, lo que se puede pensar, se está desplazando hacia la derecha, hacia la misantropía, alejándose del principio de la dignidad humana inviolable. El racismo y la discriminación se cuelan en los juegos de lenguaje de la opinión pública.

No tengas miedo.

¡No te retires!

Escuché un mandato a los demócratas.

Escuché una orden muy personal para mí.

Musicalmente, me parece muy interesante que Bach, en mi opinión, también representara este encargo con los dos coros: Las voces más agudas de soprano, contralto y tenor parecen el propio miedo: ansiosas, asustadas, temerosas. Las voces graves más bajas, en cambio, forman una base, irradian seguridad en su estabilidad, confianza, serenidad.

Ambos niveles juntos crean para mí, justo al principio del motete, esta misión urgente y exigente. Y entonces, ¡qué alivio! – en estas maravillosas líneas «Ich stärke dich», «Ich helfe dir auch». Después de la comisión viene la oferta:

Yo te fortalezco.

 Yo te ayudo.

Similar a la mitología griega. Es posible que conozcas el arquetipo del viaje del héroe, que constituye el patrón básico de muchos mitos y también de muchas historias actuales. En ella, el héroe -y hoy, afortunadamente, también la heroína- recibe por primera vez la llamada de la aventura. Los que siguen la llamada reciben el apoyo de mentores, dioses o magia. Después de la misión viene la oferta.

Musicalmente, me he dado cuenta de que del coro de 8 voces, una sola lleva la voz cantante al principio. Un primer y único «te fortalezco» antes de que se unan las demás voces. Tal vez esta primera y clara voz se refiera a la propia voz interior, que necesita ser escuchada frente al miedo. La propia voz interior. Quizás también la voz de Dios. O la voz de un buen amigo que dice: «¡Eh, tú puedes!». «¡Te apoyo!» «¡Sigue adelante!»

Como si, ante una amenaza, tuviéramos que ganar primero nuestra propia soberanía y luego recibir el apoyo y la ayuda del coro de voces que nos rodea.

Pienso en las innumerables personas que, especialmente en estos tiempos, están comprometidas con nuestra democracia liberal, con una sociedad abierta, con la convivencia en la tolerancia y la diversidad. Que se posicionan en el lugar de trabajo, en el barrio, en el club o en el centro comunitario: contra la exclusión, contra el racismo, contra la discriminación.

De la misión urgente y exigente: ¡Defender nuestra democracia libre!

No te desvíes.

A la oferta entusiasta y convincente: ¡Nosotros nos unimos! ¡Te apoyamos!

¡Yo te fortalezco!

Lo que más me gusta de este motete es que la estructura musical es muy compleja. Sin embargo, las voces individuales se complementan entre sí. Definitivamente faltaría algo si hubiera una voz menos. Al mismo tiempo, ninguna voz es demasiado dominante. Ninguna voz ahoga a las demás. Para mí, éste es el ideal de nuestra democracia parlamentaria: todas las voces son escuchadas. Y nuestra tarea es encontrar un consenso.

De este modo, componemos una política que expresa la voluntad de una sociedad y que recoge las voces de la sociedad: convivir libre y justamente para todos.

Escuchar a Bach es, pues, un maravilloso recordatorio para nosotros, del ideal de la democracia, de la interacción en una sociedad, de lo musical en una comunidad.

Al mismo tiempo, el texto del lema «Fürchte dich nicht» sitúa al individuo, a la persona sola, en el centro. Y crea así una expresión de la dialéctica entre el individuo y la sociedad. La frase «Te he llamado por tu nombre, eres mío» lo deja muy claro.

Ser llamado por el propio nombre es algo muy personal. Yo, ser humano, soy reconocido, soy nombrado, soy llamado, se me permite ser con mi propia y única identidad. Yo, el ser humano, soy el punto de referencia relevante también en la democracia.

El Estado protege mis derechos básicos. Me concede derechos de libertad como la libertad de religión y la libertad de opinión. Me garantiza derechos de igualdad, como la igualdad de trato ante la ley. Me concede derechos a prestaciones, como el derecho de petición.

Y en una democracia, tenemos derecho a estos derechos básicos simplemente porque somos seres humanos. Debemos decidir por nosotros mismos cómo vivimos y qué pensamos. No somos una «masa uniforme», no somos un «cuerpo de personas», no somos un «sistema deshumanizado» como sugieren las opiniones populistas de derechas.

Somos únicos, muy diferentes y diversos. Y ambos se reflejan en la protección de los derechos fundamentales: la persona con su dignidad inviolable. Y la convivencia humana en las normas básicas que cumplimos.

Por cierto, la política y la religión también se encuentran en este punto: el motivo es el ser humano. Este motivo debe resonar siempre. Debemos escuchar este motivo, incluso cuando los eslóganes se vuelvan ruidosos, cuando las imágenes del enemigo nos asusten, cuando el «nosotros contra ellos» se hinche en nosotros y a nuestro alrededor.

«Ich habe dich bei deinem Namen gerufen».

El motivo de Bach es también el ser humano individual.

Señoras y señores,

Esta noche, en la que escuché por primera vez el «Fear not», quedará sin duda en mi memoria. La música me dio valor, me dio confianza.

Nosotros, tú y yo, estamos a punto de escuchar el motete por segunda vez. Y quiero hacerte una sugerencia al respecto:

Busquemos la chispa de «como la primera vez». Ahora, mientras se escucha el motete. Y fundamentalmente, como individuos de nuestra convivencia social, como ciudadanos de nuestra democracia liberal.

Rompamos las certezas, las cosas evidentes, las cosas arraigadas.

Y miremos con ojos nuevos -como si fuera la primera vez- a la democracia

– a nuestros derechos y a nuestra libertad.

Este texto ha sido traducido con DeepL (www.deepl.com).

Referencias

Todos los textos de las cantatas están tomados de la «Neue Bach-Ausgabe. Johann Sebastian Bach. Neue Ausgabe sämtlicher Werke», publicada por el Johann-Sebastian-Bach-Institut Göttingen y por el Bach-Archiv Leipzig, serie I (cantatas), tomos 1-41, Kassel y Leipzig, 1954-2000.
Todos los textos introductorios a las obras, los textos «Profundización en la obra» así como los «Comentarios teológico-musicales» fueron escritos por Dr. Anselm Hartinger, el Rev. Niklaus Peter así como el Rev. Karl Graf bajo consideración de las siguientes obras de referencia: Hans-Joachim Schulze, «Die Bach-Kantaten. Einführungen zu sämtlichen Kantaten Johann Sebastian Bachs», Leipzig, segunda edición, 2007; Alfred Dürr, «Johann Sebastian Bach. Die Kantaten», Kassel, novena edición, 2009, y Martin Petzoldt, «Bach-Kommentar. Die geistlichen Kantaten», Stuttgart, tomo 1, segunda edición,  2005 y tomo 2, primera edición, 2007.

Apóyenos

Apoye el proyecto Bachipedia con una contribución para difundir la obra vocal de Bach en todo el mundo y para hacerla accesible a los jóvenes. Muchas gracias.

JSB Newsletter

Síguenos en: