Brich dem Hungrigen dein Brot

BWV 039 // para el primer domingo después de la Trinidad

(Comparte tu pan con el hambriento) para soprano, contralto y bajo, conjunto vocal, oboe I+II, flauta de pico I+II, cuerda y bajo continuo

Vídeo

Escuchen y vean la introducción, el concierto y la reflexión por completo.

¿Quieres disfrutar de nuestros vídeos sin publicidad? Suscríbete a YouTube Premium ahora...

«Lutzograma» sobre el taller introductorio

Manuscrito de Rudolf Lutz sobre el taller
Download (PDF)

Artistas

Solistas

Soprano
Ulrike Hofbauer

Contralto
Delphine Galou

Bajo
Matthias Helm

Coro

Soprano
Keiko Enomoto, Cornelia Fahrion, Julia Schiwowa, Simone Schwark, Susanne Seitter

Contralto
Laura Binggeli, Antonia Frey, Francisca Näf, Lea Pfister-Scherer, Lisa Weiss

Tenor
Rodrigo Carreto, Tiago Oliveira, Sören Richter, Nicolas Savoy

Bajo
Fabrice Hayoz, Serafin Heusser, Grégoire May, Daniel Pérez, Philippe Rayot

Orquesta

Dirección
Rudolf Lutz

Violín
Renate Steinmann, Monika Baer, Patricia Do, Elisabeth Kohler, Olivia Schenkel, Salome Zimmermann

Viola
Susanna Hefti, Claire Foltzer, Matthias Jäggi

Violoncello
Martin Zeller, Hristo Kouzmanov

Violone
Markus Bernhard

Flauta de pico
Yukiko Yaita, Kiichi Suganuma

Oboe
Andreas Helm, Philipp Wagner

Fagot
Susann Landert

Cémbalo
Thomas Leininger

Órgano
Nicola Cumer

Director musical

Rudolf Lutz

Taller introductorio

Participantes
Rudolf Lutz, Pfr. Niklaus Peter

Reflexión

Orador
Werner van Gent

Grabación y edición

Año de grabación
18/03/2022

Lugar de grabación
Trogen AR (Schweiz) // Evangelische Kirche

Ingeniero de sonido
Stefan Ritzenthaler

Productor
Meinrad Keel

Productor ejecutivo
Johannes Widmer

Productor
GALLUS MEDIA AG, Schweiz

Producción
J.S. Bach-Stiftung, St. Gallen, Schweiz

Sobre la obra

Libretista

Primera interpretación
23 de junio de 1726, Leipzig

Texto
Isaías 58, 7–8 (movimiento 1); Epístola a los hebreos 13, 16 (movimiento 4); David Denicke (movimiento 7); anónimo/Impresiones de Meiningen 1719 y Rudolstadt 1726 (movimientos 2–3), Christoph Birkmann (movimientos 5–6)

Texto de la obra y comentarios teológico-musicales

1. Chor

«Brich dem Hungrigen dein Brot, und die, so im Elend sind, führe ins Haus! So du einen nacket siehest, so kleide ihn und entzeuch dich nicht von deinem Fleisch. Alsdenn wird dein Licht herfürbrechen wie die Morgenröte, und deine Besserung wird schnell wachsen, und deine Gerechtigkeit wird für dir hergehen, und die Herrlichkeit des Herrn wird dich zu sich nehmen.»

2. Rezitativ — Bass

Der reiche Gott wirft seinen Überfluß
auf uns, die wir ohn ihn auch nicht den Odem haben.
Sein ist es, was wir sind; er gibt nur den Genuß,
doch nicht, daß uns allein
nur seine Schätze laben.
Sie sind der Probestein,
wodurch er macht bekannt,
daß er der Armut auch die Notdurft ausgespendet,
als er mit milder Hand,
was jener nötig ist, uns reichlich zugewendet.
Wir sollen ihm für sein gelehntes Gut
die Zinse nicht in seine Scheuren bringen;
Barmherzigkeit, die auf dem Nächsten ruht,
kann mehr als alle Gab ihm an das Herze dringen.

3. Arie — Alt

Seinem Schöpfer noch auf Erden
nur im Schatten ähnlich werden,
ist im Vorschmack selig sein.
Sein Erbarmen nachzuahmen,
streuet hier des Segens Samen,
den wir dorten bringen ein.

4. Arie — Bass

«Wohlzutun und mitzuteilen vergesset nicht; denn solche Opfer gefallen Gott wohl.»

5. Arie — Sopran

Höchster, was ich habe,
ist nur deine Gabe.
Wenn vor deinem Angesicht
ich schon mit dem meinen
dankbar wollt erscheinen,
willt du doch kein Opfer nicht.

6. Rezitativ — Alt

Wie soll ich dir, o Herr! denn sattsamlich vergelten,
was du an Leib und Seel mir hast zugut getan?
Ja, was ich noch empfang, und solches gar nicht selten,
weil ich mich jede Stund noch deiner rühmen kann?
Ich hab nichts als den Geist, dir eigen zu ergeben,
dem Nächsten die Begierd, daß ich ihm dienstbar werd,
der Armut, was du mir gegönnt in diesem Leben,
und, wenn es dir gefällt, den schwachen Leib der Erd.
Ich bringe, was ich kann, Herr, laß es dir behagen,
daß ich, was du versprichst, auch einst davon mög tragen.

7. Choral

Selig sind, die aus Erbarmen
sich annehmen fremder Not,
sind mitleidig mit den Armen,
bitten treulich für sie Gott.
Die behülflich sind mit Rat,
auch, wo möglich, mit der Tat,
werden wieder Hülf empfangen
und Barmherzigkeit erlangen.

Reflexión

Werner van Gent

La cantata que acaba de ser interpretada tan bellamente y que volveremos a escuchar dentro de un momento, tiene casi 296 años, el texto inicial de Isaías es incluso mucho, mucho más antiguo – y sin embargo: esta cantata no podría ser más actual hoy, una cantata que en esencia no es otra cosa que una llamada urgente a la solidaridad con los necesitados, los más débiles.

La solidaridad es exactamente lo que estamos viviendo estos días. Por muy impactante que sea el enorme sufrimiento en Ucrania desde el 24 de febrero, por muy incomprensibles que sean las acciones del déspota ruso, cuando vemos la fuerza con la que se despliega la voluntad de ayuda en Europa, es reconfortante e impresionante, sin peros.

Nuestro gobierno, el Consejo Federal, que hace poco tiempo hizo expulsar a los prófugos de Afganistán sobre la base de consideraciones jurídicas con una dureza glacial, dio un giro de 180 grados en pocos días a favor de un compromiso humanitario que realmente merece ese nombre. Eso es notable.

¿Qué es diferente hoy en día en la guerra de Ucrania? ¿Cuál es el efecto de esta voluntad de ayuda sin precedentes? El escritor afgano Emran Feroz, al que tengo en gran estima, planteó la inquietante cuestión de si el color de los ojos de los refugiados podría desempeñar un papel.

Me gustaría esperar que este no sea el caso de la gran mayoría en nuestro país. Si partimos nuestro pan para los necesitados en Ucrania, es evidente que hay algo más en juego.

Si se observan los sondeos de opinión, una parte asombrosamente grande de la población europea está ahora dispuesta a prescindir del gas y el petróleo rusos, incluso si esto provocara una gran escasez en nuestro suministro energético.

Todos parecemos sentirnos seriamente amenazados por un ataque despótico a nuestra paz, a nuestro sistema, a nuestro orden social.

A muchos les parece que estamos en una guerra de sistemas, una guerra del despotismo contra la democracia. Muchos siguen tratando de reducir esta lucha a una persona en el Kremlin – sería bueno, porque entonces todos los problemas se resolverían si esta persona desapareciera. Pero eso es demasiado fácil. Se está gestando una alianza internacional de despotismo. Mohammed bin Salman, Putin y Xi Jinping están unidos por una profunda aversión a nuestro orden social. Incluso están en proceso de sustituir el dólar como moneda de reserva para la venta de petróleo por la moneda china. Con sus propios bancos y sin SWIFT, sin tener en cuenta los principios de Occidente. Nos quieren como clientes, pero deberían mantener la boca cerrada. ¿Queremos aceptarlo?

¿Cómo debemos responder a esta guerra de sistemas? En todas partes, en Alemania, en Estados Unidos, incluso en Suiza, se pide aumentar el gasto en defensa. La OTAN, que acaba de protagonizar una horrible debacle en el Hindu Kush, se supone que ahora va a salvar a las democracias occidentales, mientras que tiene que permanecer inactiva en Ucrania por razones obvias. Soy muy escéptico al respecto.

Por supuesto, cuando hay peligro de incendio, es bueno tener a mano un cuerpo de bomberos capacitado. Pero he vivido demasiadas guerras como para creer que los militares podrán resolver los conflictos: Afganistán, Irak, Siria. El mejor ejército sigue siendo el que nunca se despliega porque la gente lo respeta. Desde este punto de vista, las cartas militares nunca deben caer sobre la mesa.

Pero ahora mismo, las cartas están sobre la mesa, y no son buenas para Occidente.

Si se me permite utilizar brevemente la comparación con el peligro de incendio: al menos tan importante como un cuerpo de bomberos bien entrenado es una buena prevención, una buena normativa de protección contra incendios. Trasladado al ámbito internacional, esto significa que se necesita una arquitectura de seguridad eficaz, una arquitectura que garantice la seguridad de todos los Estados implicados.

Sin embargo, lamentablemente, el edificio de seguridad que se creó después de la Segunda Guerra Mundial y se amplió durante la Guerra Fría se ha debilitado sistemáticamente en los últimos años, incluso ha sido deconstruido maliciosamente por Trump, Putin y otros; se ha permitido que caduquen los acuerdos sobre control de armas, sobre vuelos de control mutuo, estructuras internacionales como la OSCE, todo esto y mucho más. Hoy en día nos encontramos con un caos.

¿Y la disuasión militar? Ahora mismo sólo funciona en una dirección, como hemos aprendido dolorosamente en Ucrania.

Henry Kissinger, que no es en absoluto un pacifista, sino un político duro que piensa en categorías globales, predijo con bastante exactitud en un informe del Herald Tribune en 2014 lo que saldría mal si no se evaluaba adecuadamente la compleja situación política de Ucrania y los objetivos del Kremlin. Sus advertencias no fueron escuchadas en su momento. Al final, las cosas resultaron exactamente como él había predicho.

La política de apaciguamiento, la creencia ciega de que los déspotas entrarán en razón gracias a los negocios, ¿cuántas veces tenemos que aprender que esto no funciona? No funcionó con Hitler, no funciona con Erdogan, no funciona con Mohammed bin Salman y ciertamente no funciona con Xi Jinping.

No puedo entender cómo hay gente que se lanza a la lucha para que sea absolutamente necesario más armamento, que está dispuesta a pagar entre el 2 y el 3% del PIB por ello, pero que rehúye las sanciones efectivas porque, en el caso de Rusia, podrían costar otro 3-4% del PIB.

Las sanciones y los embargos son caros, y sólo funcionan si cuentan con apoyo multinacional. Sin embargo, si estas medidas se aplican de forma sistemática, se convierten en un elemento disuasorio muy eficaz, muy efectivo contra los nuevos ataques que seguramente se producirán. Podemos ver cómo el siempre sonriente Xi Jinping se ha puesto un poco nervioso porque el acuerdo dorado de su nueva Ruta de la Seda está en peligro.

Esta es la única ventaja que tenemos en la guerra global de sistemas. Pero la disuasión económica debe ser al menos tan creíble como la disuasión nuclear. Las tibias sanciones del pasado fueron contraproducentes, mostraron a los déspotas de todo el mundo: «Hagan lo que quieran, nosotros sólo queremos seguir con nuestro negocio».

A menudo dicen: «Si no cumplimos nosotros, lo harán nuestros competidores»; esto es cierto y sólo demuestra lo importante que es apoyar las sanciones internacionales en general. Una vez más, las sanciones efectivas cuestan dinero, mucho dinero, pero no tanto como los estragos que se están produciendo en Ucrania ahora mismo. Y: tenemos una industria de seguros bien desarrollada que podría amortiguar, al menos parcialmente, los riesgos asociados a las sanciones, como ya está funcionando de forma excelente con los ERG o las garantías de Hermes.

La gran ventaja del apalancamiento económico: Pueden utilizarse de forma específica en la mesa de negociación. Pues una cosa debe quedar clara: Por mucho que esta guerra sistémica llegue a su fin, al final tendremos que volver a negociar.

La alternativa sería el caos de una repetición global de la Guerra de los Treinta Años.

Por cierto, la Guerra de los Treinta Años en Europa, en el siglo XVII, es un buen ejemplo de que, al final, sólo la diplomacia puede poner fin a los conflictos.

Las negociaciones duraron cinco años hasta que la Paz de Westfalia, el 24 de octubre de 1648, puso fin a la matanza en Europa Central y, de paso, a los 80 años de guerra de independencia de los Países Bajos contra los españoles.

Un tercio de los habitantes de Europa Central no había sobrevivido a los asesinatos y matanzas y a las epidemias que los acompañaban. El continente estaba en ruinas. Sin embargo, se hizo la paz.

Una cosa debe quedar clara aquí y ahora: sin esta paz, difícilmente podríamos escuchar hoy la maravillosa música de Johann Sebastian Bach. Porque fueron estos tratados los que dieron a Europa Central y Occidental un impulso económico. En Sajonia se habla de la «Edad de Augusto», en la que el príncipe elector Augusto permitió el florecimiento de la cultura: la Edad Barroca vivió un clímax tras otro.

Por desgracia, la paz en aquella época no significaba prosperidad y justicia para todos. Al contrario.

En Sajonia, incluso 70 años después de la conclusión de la paz, es decir, en la época en que se escribió la Cantata 39, aproximadamente la mitad de la población vivía en el precariado extremo. Las mujeres, por cierto, se vieron especialmente afectadas, siendo más de tres veces más afectadas por la pobreza que los hombres: criadas que habían sido embarazadas por los propietarios y luego echadas a la calle, viudas, madres solteras. La única salida para muchas de estas mujeres era la mendicidad o la prostitución.

El sistema de clases entonces imperante, con gremios y una aristocracia corrupta, bloqueaba el avance social del individuo. La promesa de la Ilustración no se cumplió, el sistema era disfuncional. En este sentido, el grito de «Partir el pan para los hambrientos» era también una expresión de la constatación de que se vivía en un volcán social, un volcán que iba a entrar en erupción tres generaciones más tarde en la cuenca de París.

Gran parte de lo que ha mejorado desde entonces se debe precisamente a esta idea, a saber, la idea de que la «fracción del pan» no sólo debe entenderse como un signo de misericordia, sino también como un requisito para la supervivencia de un orden social.

En la cantata, la recompensa por esto sigue viniendo de Dios. En nuestro mundo secularizado, la recompensa puede experimentarse de forma mucho más directa, siempre que, en la peligrosísima guerra de sistemas, estemos dispuestos por una vez a subordinar nuestro «business as usual» a la supervivencia de nuestro orden social. Les pido que vuelvan a escuchar la Cantata 39 precisamente desde este punto de vista.

Este texto ha sido traducido con DeepL (www.deepl.com).

Referencias

Todos los textos de las cantatas están tomados de la «Neue Bach-Ausgabe. Johann Sebastian Bach. Neue Ausgabe sämtlicher Werke», publicada por el Johann-Sebastian-Bach-Institut Göttingen y por el Bach-Archiv Leipzig, serie I (cantatas), tomos 1-41, Kassel y Leipzig, 1954-2000.
Todos los textos introductorios a las obras, los textos «Profundización en la obra» así como los «Comentarios teológico-musicales» fueron escritos por Dr. Anselm Hartinger, el Rev. Niklaus Peter así como el Rev. Karl Graf bajo consideración de las siguientes obras de referencia: Hans-Joachim Schulze, «Die Bach-Kantaten. Einführungen zu sämtlichen Kantaten Johann Sebastian Bachs», Leipzig, segunda edición, 2007; Alfred Dürr, «Johann Sebastian Bach. Die Kantaten», Kassel, novena edición, 2009, y Martin Petzoldt, «Bach-Kommentar. Die geistlichen Kantaten», Stuttgart, tomo 1, segunda edición,  2005 y tomo 2, primera edición, 2007.

Apóyenos

Apoye el proyecto Bachipedia con una contribución para difundir la obra vocal de Bach en todo el mundo y para hacerla accesible a los jóvenes. Muchas gracias.

JSB Newsletter

Síguenos en: