Wo Gott der Herr nicht bei uns hält

BWV 178 // para el octavo domingo después de la Trinidad

(Si Dios Nuestro Señor no está con nosotros) para contralto, tenor y bajo, conjunto vocal, oboe I-III, corno, cuerda y bajo continuo

Vídeo

Escuchen y vean la introducción, el concierto y la reflexión por completo.

¿Quieres disfrutar de nuestros vídeos sin publicidad? Suscríbete a YouTube Premium ahora...

«Lutzograma» sobre el taller introductorio

Manuscrito de Rudolf Lutz sobre el taller
Download (PDF)

Artistas

Solistas

Contralto
Margot Oitzinger

Tenor
Georg Poplutz

Bajo
Peter Kooij

Coro

Soprano
Jennifer Ribeiro Rudin, Simone Schwark, Stephanie Pfeffer, Susanne Seitter, Mirjam Wernli, Baiba Urka

Contralto
Antonia Frey, Stefan Kahle, Lisa Weiss, Laura Binggeli, Lea Scherer

Tenor
Clemens Flämig, Walter Siegel, Joël Morand, Manuel Gerber

Bajo
Tobias Wicky, Christian Kotsis, Daniel Pérez, William Wood, Serafin Heusser

Orquesta

Dirección
Rudolf Lutz

Violín
Renate Steinmann, Patricia Do, Elisabeth Kohler, Monika Baer, Aliza Vicente, Salome Zimmermann

Viola
Susanna Hefti, Claire Foltzer, Stella Mahrenholz

Violoncello
Martin Zeller, Hristo Kouzmanov

Violone
Guisella Massa

Oboe
Katharina Arfken, Clara Espinosa Encinas

Fagot
Gilat Rotkop

Corno
Thomas Friedländer

Cémbalo
Thomas Leininger

Órgano
Nicola Cumer

Director musical

Rudolf Lutz

Taller introductorio

Participantes
Rudolf Lutz, Pfr. Niklaus Peter

Reflexión

Orador
Thomas Hürlimann

Grabación y edición

Año de grabación
18/08/2023

Lugar de grabación
Speicher AR (Suiza) // Evang. Kirche

Ingeniero de sonido
Stefan Ritzenthaler

Productor
Meinrad Keel

Productor ejecutivo
Johannes Widmer

Productor
GALLUS MEDIA AG, Schweiz

Compositor del interludio del coral número 7 «Die Feind sind all in deiner Hand»
Thomas Leininger

Producción
J.S. Bach-Stiftung, St. Gallen, Schweiz

Publicaciones correspondientes en nuestra tienda

Sobre la obra

Texto de la obra y comentarios teológico-musicales

1. Chor

Wo Gott der Herr nicht bei uns hält,
wenn unsre Feinde toben,
und er unser Sach nicht zufällt
im Himmel hoch dort oben,
wo er Israel Schutz nicht ist
und selber bricht der Feinde List,
so ist‘s mit uns verloren.

2. Choral und Rezitativ — Alt

Was Menschenkraft und -witz anfäht,
soll uns billig nicht schrecken
;
denn Gott der Höchste steht uns bei
und machet uns von ihren Stricken frei.
Er sitzet an der höchsten Stätt,
er wird ihrn Rat aufdecken.

Die Gott im Glauben fest umfassen,
will er niemals versäumen noch verlassen;
er stürzet der Verkehrten Rat
und hindert ihre böse Tat.
Wenn sie’s aufs klügste greifen an,
auf Schlangenlist und falsche Ränke sinnen,
der Bosheit Endzweck zu gewinnen;
so geht doch Gott ein ander Bahn:
er führt die Seinigen mit starker Hand
durchs Kreuzesmeer in das gelobte Land,
da wird er alles Unglück wenden.
Es steht in seinen Händen.

3. Arie — Bass

Gleichwie die wilden Meereswellen
mit Ungestüm ein Schiff zerschellen,
so raset auch der Feinde Wut
und raubt das beste Seelengut.
Sie wollen Satans Reich erweitern,
und Christi Schifflein soll zerscheitern.

4. Choral – Tenor

Sie stellen uns wie Ketzern nach,
nach unserm Blut sie trachten;
noch rühmen sie sich Christen auch,
die Gott allein groß achten.
Ach Gott, der teure Name dein
muß ihrer Schalkheit Deckel sein,
du wirst einmal aufwachen.

5. Choral und Rezitativ — Alt, Tenor, Bass

Auf sperren sie den Rachen weit,

Bass
nach Löwenart mit brüllendem Getöne;
sie fletschen ihre Mörderzähne
und wollen uns verschlingen.

Tenor
Jedoch,
Lob und Dank sei Gott allezeit;

Tenor
der Held aus Juda schützt uns noch,
es wird ihn’ nicht gelingen.

Alt
Sie werden wie die Spreu vergehn,
wenn seine Gläubigen wie grüne Bäume stehn.
Er wird ihrn Strick zerreißen gar
und stürzen ihre falsche Lahr.

Bass
Gott wird die törichten Propheten
mit Feuer seines Zornes töten,
und ihre Ketzerei verstören.
Sie werdens Gott nicht wehren.

6. Arie — Tenor

Schweig, schweig nur, taumelnde Vernunft!
Sprich nicht: Die Frommen sind verlorn,
das Kreuz hat sie nur neu geborn.
Denn denen, die auf Jesum hoffen,
steht stets die Tür der Gnaden offen;
und wenn sie Kreuz und Trübsal drückt,
so werden sie mit Trost erquickt.

7. Choral

1.
Die Feind sind all in deiner Hand,
darzu all ihr Gedanken;
ihr Anschläg sind dir, Herr, bekannt,
hilf nur, daß wir nicht wanken.
Vernunft wider den Glauben ficht,
aufs Künftge will sie trauen nicht,
da du wirst selber trösten.

2.
Den Himmel und auch die Erden
hast du, Herr Gott, gegründet;
dein Licht laß uns helle werden,
das Herz uns werd entzündet
in rechter Lieb des Glaubens dein,
bis an das End beständig sein.
Die Welt laß immer murren.

Reflexión

Thomas Hürlimann

Me alegra acudir a ustedes, señoras y señores, no sólo porque el acontecimiento musical brilla más allá de todas las fronteras, tengo otra razón. Appenzell forma parte del país de mi infancia, por el que deambulaba por colinas y valles con mi tío en los años anteriores a la escuela primaria. Llevábamos la misma ropa. En la cabeza, para protegernos del sol, llevábamos un pañuelo con un cordón en las esquinas, pantalones bombachos, botas con clavos, una mochila y un bastón. Mi bastón había sido acortado por mi tío a la mitad de su longitud; en su cara humeaba un muñón de Rössli, en la mía estallaba de vez en cuando la burbuja roja de un chicle Bazooka. Así íbamos de «Säntisblick» en «Säntisblick», mi tío siempre tomaba un aguardiente, y a menudo su pasión por introducirme en los secretos de las matemáticas adoptaba formas amenazadoras en el transcurso de la larga jornada de excursión. En aquella época, aprendí a leer por mi cuenta con la ayuda de un libro ilustrado de Robinson y con la gentil ayuda de mi abuela; me entusiasmaban los viajes aventureros por mar y no me servía de nada la «santa claridad de las matemáticas», como la invocaba mi tío con ojos vidriosos.

Una tarde fue una cuestión de teoría de probabilidades. Según las leyes de la probabilidad, afirmaba mi tío, sólo en el «caso más improbable» encontraríamos un coche con matrícula de Zug en la carretera de Gontenbad. Herido en mi orgullo patrio, grité indignado: «¡Eso no es cierto!

Al principio el tío se enfadó, luego dijo con confianza: «Puedes confiar en las matemáticas. Si realmente pasa un coche Zug, te darán cinco libras.

Tras angustiosos minutos de espera, un convoy de tres elegantes descapotables se acercó sigilosamente, todos con tripulaciones deportivas disfrazadas, neumáticos de banda blanca y el coche más adelantado con una matrícula claramente visible: ZG, Zug, el escudo azul y blanco. Antes de que el tío se hubiera recuperado del susto, pasó el segundo coche: ZG, tren, el escudo blanquiazul, inmediatamente detrás el coche número tres: ZG, tren, el escudo blanquiazul, y créanme, más importante que la fortuna ganada fue la experiencia del jugador sumido en la más pura felicidad por su acierto.

*

Muchos años después, había fracasado en mis estudios y lo había perdido todo jugando al póquer en un lúgubre pub de la estación de ferrocarril de Stuttgart. Hambriento, sediento, desesperado, me arrojé sobre el colchón de la destartalada pensión donde había alquilado una habitación, pero aún no la había pagado, cogí la polvorienta Biblia de la mesilla de noche, la abrí por encima de mí… y hacia abajo revoloteó todo un fajo de hermosos billetes verdes de dólar. Reprimí el impulso de informar de mi hallazgo, así como la tentación de volver a la partida de póquer. En lugar de eso, me conseguí cerveza y cigarrillos y me sumergí en el Antiguo Testamento, en los libros de los profetas. Al igual que un jugador apuesta por la suerte, me dije, el profeta apuesta por la desgracia. Así que tenía que haber algún tipo de relación, y puesto que Isaías, Amós y Habacuc tenían un índice de aciertos asombroso, sin duda había algo que aprender de ellos. Ahora bien, yo no era tan ingenuo como para creer seriamente que estudiando la Biblia me convertiría en un superjugador que sabría de antemano en qué número pincharía la bola de la ruleta. Si eso fuera posible, los casinos probablemente estarían repletos de rabinos y pastores que constantemente hacían saltar la banca. No, no fue así. Pero, ¿qué le dio a un simple pastor como Jeremías la visión para ver más allá del límite del presente? ¿Cuál era su secreto, su truco?

Una tarde pastoreaba su rebaño bajo un sol penetrante. Los perros y las ovejas estaban de mal humor. El suelo era arenoso, sólo unos pocos arbustos espinosos en los que mordisqueaban sus hocicos ensangrentados. No había duda de que el Señor estaba sobre ellos, después de todo, estaban en su creación, pero ¿podría ser, se preguntó Jeremías, que el Señor estuviera dormido? Y he aquí que en el momento en que pensó esto, se le mostró una rama de enebro. Así le fue revelado a Jeremías: Dios está despierto.

*

Los juegos de azar, como todo jugador sabe, no son razonables. Tan irrazonable como mi afirmación de que aparecería un coche Zug en la carretera de Gontenbad, tan irrazonable como la del profeta que dijo que pronto llovería azufre sobre Sodoma. «Lo que es, es razonable», replica Hegel, y es probable que todos los funcionarios de este mundo compartan su opinión. El profeta irrazonable y el jugador irrazonable, sin embargo, se adhieren al texto de la cantata que acaban de escuchar: «¡Silencio, silencio, tambaleante razón! No hables».

La razón, lo dice Kant con toda claridad, sólo abarca la parte de la realidad que ella misma ha creado. En el campo de las ciencias naturales, donde se realizan cálculos, mediciones, análisis, disecciones, el método es apropiado. «El verdadero ser del hombre», dice Hegel, «es su obra». Tat-lógico, determinado por la razón. La rama de enebro por sí sola nunca se reconocería de este modo. Es una llamada que procede de otras dimensiones. Aletheia, verdad, Heidegger la define como aquello que «se desvela». Lo que se nos revela. Como hacedor, uno no tiene ahí ninguna posibilidad. En la mano que agarra, la rama se marchitaría; es una manifestación de lo absoluto, florece en la mirada maravillada. El jugador experimenta algo similar cuando apuesta contra toda probabilidad matemática y obtiene una carga completa de la cornucopia de Fortuna. Entonces el verdadero ser del hombre no es actividad, sino asombro. Aceptar. Aceptar. Hundirse humilde y agradecidamente de rodillas cuando la bendición del dinero desciende de la Biblia abierta. O cuando pasa ronroneando el tercer descapotable con matrícula ZG, Zug, escudo azul y blanco. La razón no tiene nada más que decir. Se tambalea hacia la cuneta, aturdida.

*

Poco después de Stuttgart, me liberé de mi pasión por el teatro externalizándola a la escena. Durante años me ocupé de Nestroy, en quien la suerte es el principio dramatúrgico supremo, pero nunca logré trasladar sus trucos del Biedermeier a nuestros tiempos, completamente racionalizados. Tampoco tuve éxito cuando incorporé momentos epifánicos a los textos en prosa. La mayoría de las veces fueron víctimas de la censura en la versión final, la censura de mi razón.

Así que soy consciente de que es casi imposible penetrar con palabras en zonas que no han sido colonizadas por la razón. Claro que ocurre cada noche en los sueños, pero ahí sólo se nos aparecen entidades que estallan al despertar, como hizo en su momento mi burbuja de chicle. Sin embargo, me gustaría correr el riesgo, porque la puerta misteriosa que el autor de la cantata y Bach evocan al final del aria del tenor me resulta familiar, no por la música, sino por el hospital.

Era la noche anterior a una operación que cambiaría mi vida. Estaba tumbada, conectada a unos tubos, sobre unas almohadas húmedas de sudor y miraba embelesada hacia la oscuridad. Allí, a través de la amplia puerta, me sacarían mañana y me llevarían en el montacargas hasta el quirófano. ¿La última salida? ¿Un viaje sin retorno? Tenía los dedos clavados en la sábana, el corazón me latía con fuerza hasta la garganta y, extrañamente, de repente me tranquilicé. No sé cómo sucedió, sólo puedo decir que sucedió. Ocurrió. Ocurrió. Ocurrió. La habitación del enfermo era de repente la sala de un museo, y el único cuadro representaba una puerta en perfecta belleza. Era la puerta que acababa de mirar, pero ya no me encerraba en los confines de mi miedo, sino que abría un espacio desconocido. Me invadió la felicidad, como en el camino de Gontenbad. O como en la habitación de la pensión de Stuttgart, cuando cayó sobre mí la bendición de los dólares. Ahora era todo jugador y todo profeta, sabiendo: Has ganado, de una forma u otra. O volverás a esta habitación después de la operación y unos días en cuidados intensivos, o detrás de la puerta de las puertas te acogerán los eternos.

Este texto ha sido traducido con DeepL (www.deepl.com).

Referencias

Todos los textos de las cantatas están tomados de la «Neue Bach-Ausgabe. Johann Sebastian Bach. Neue Ausgabe sämtlicher Werke», publicada por el Johann-Sebastian-Bach-Institut Göttingen y por el Bach-Archiv Leipzig, serie I (cantatas), tomos 1-41, Kassel y Leipzig, 1954-2000.
Todos los textos introductorios a las obras, los textos «Profundización en la obra» así como los «Comentarios teológico-musicales» fueron escritos por Dr. Anselm Hartinger, el Rev. Niklaus Peter así como el Rev. Karl Graf bajo consideración de las siguientes obras de referencia: Hans-Joachim Schulze, «Die Bach-Kantaten. Einführungen zu sämtlichen Kantaten Johann Sebastian Bachs», Leipzig, segunda edición, 2007; Alfred Dürr, «Johann Sebastian Bach. Die Kantaten», Kassel, novena edición, 2009, y Martin Petzoldt, «Bach-Kommentar. Die geistlichen Kantaten», Stuttgart, tomo 1, segunda edición,  2005 y tomo 2, primera edición, 2007.

Apóyenos

Apoye el proyecto Bachipedia con una contribución para difundir la obra vocal de Bach en todo el mundo y para hacerla accesible a los jóvenes. Muchas gracias.

JSB Newsletter

Síguenos en: