Lobe den Herrn, meine Seele

BWV 069a // para el duodécimo domingo después de la Trinidad

(Bendice al Señor, alma mía) para soprano, contralto, tenor y bajo, conjunto vocal, flauta, oboe d’amore, oboe I-III, trompeta I-III, percusión, cuerdas y bajo continuo

J.S. Bach-Stiftung Kantate BWV 69

Vídeo

Escuchen y vean la introducción, el concierto y la reflexión por completo.

¿Quieres disfrutar de nuestros vídeos sin publicidad? Suscríbete a YouTube Premium ahora...

Taller introductorio
Reflexión

«Lutzograma» sobre el taller introductorio

Manuscrito de Rudolf Lutz sobre el taller
Download (PDF)

Audio

La grabación de sonido de este obra se puede encontrar en todas las plataformas de streaming y descarga.

ESCUCHAR EN

ESCUCHAR EN

ESCUCHAR EN

Artistas

Solistas

Soprano
Mirjam Berli

Contralto
Alex Potter

Tenor
Raphael Höhn

Bajo
Dominik Wörner

Coro

Soprano
Lia Andres, Susanne Seitter, Noëmi Tran Rediger, Anna Walker, Maria Weber

Contralto
Jan Börner, Antonia Frey, Lea Pfister Scherer, Alexandra Rawohl, Damaris Rickhaus

Tenor
Clemens Flämig, Raphael Höhn, Christian Rathgeber, Nicolas Savoy

Bajo
Daniel Pérez, Philippe Rayot, Oliver Rudin, Tobias Wicky, William Wood

Orquesta

Dirección
Rudolf Lutz

Violín
Renate Steinmann, Monika Baer, Claire Foltzer, Elisabeth Kohler, Marita Seeger, Salome Zimmermann

Viola
Susanna Hefti, Matthias Jäggi, Martina Zimmermann

Violoncello
Martin Zeller, Hristo Kouzmanov

Violone
Markus Bernhard

Oboe
Katharina Arfken, Philipp Wagner, Natalia Herden

Fagot
Susann Landert

Tromba da tirarsi
Lukas Gothszalk, Bruno Fernandes, Alexander Samawicz

Flauta de pico
Annina Stahlberger

Timbales
Reto Baumann

Órgano
Nicola Cumer

Cémbalo
Thomas Leininger

Director musical

Rudolf Lutz

Taller introductorio

Participantes
Karl Graf, Rudolf Lutz

Reflexión

Orador

Rita Famos

Grabación y edición

Año de grabación
25.08.2017

Lugar de grabación
Trogen AR (Schweiz) // Evangelische Kirche

Ingeniero de sonido
Stefan Ritzenthaler

Dirección de grabación
Meinrad Keel

Gestión de producción
Johannes Widmer

Producción
GALLUS MEDIA AG, Suiza

Productora ejecutiva
Fundación J.S. Bach, St. Gallen (Suiza)

Sobre la obra

Libretista

Texto
Johann Oswald Knauer, 1720/21

Texto n.° 1
Salmo 103:2

Texto n.° 6
Samuel Rodigast, 1675

Primera interpretación
15 de agosto de 1723

Texto de la obra y comentarios teológico-musicales

1. Chor

»Lobe den Herrn, meine Seele, und vergiß nicht,
was er dir Gutes getan hat.«

2. Rezitativ (Sopran)

Ach, daß ich tausend Zungen hätte!
Ach wäre doch mein Mund
von eitlen Worten leer!
Ach, daß ich gar nichts redte,
als was zu Gottes Lob gerichtet wär!
So machte ich des Höchsten Güte kund;
denn er hat lebenslang so viel an mir getan,
daß ich in Ewigkeit ihm nicht verdanken kann.

3. Arie (Tenor)

Meine Seele,
auf! erzähle,
was dir Gott erwiesen hat.
Rühme seine Wundertat,
laß, dem Höchsten zu gefallen,
ihm ein frohes Danklied schallen.

4. Rezitativ (Alt)

Gedenk ich nur zurück,
was du, mein Gott, von zarter Jugend an
bis diesen Augenblick
an mir getan,
so kann ich deine Wunder, Herr,
so wenig als die Sterne zählen.
Vor deine Huld, die du an meiner Seelen
noch alle Stunden tust,
indem du nie von deiner Liebe ruhst,
vermag ich nicht vollkommen Dank zu weihn.
Mein Mund ist schwach, die Zunge stumm
zu deinem Preis und Ruhm.
Ach sei mir nah
und sprich dein kräftig Hephata,
so wird mein Mund voll Dankens sein!

5. Arie (Bass)

Mein Erlöser und Erhalter,
nimm mich stets in Hut und Wacht!
Steh mir bei in Kreuz und Leiden,
alsdenn singt mein Mund mit Freuden,
Gott hat alles wohl gemacht.

6. Choral

Was Gott tut, das ist wohlgetan,
darbei will ich verbleiben.
Es mag mich auf die rauhe Bahn
Not, Tod und Elend treiben:
so wird Gott mich
ganz väterlich
in seinen Armen halten.
Drum laß ich ihn nur walten.

Reflexión

Rita Famosa

Sobre el poder de alabar a Dios

La cantata «Lobe den Herrn meine Seele» (BWV 69a) reflexiona sobre los principios básicos de la espiritualidad cristiana: los cristianos no fundan su vida por sí mismos. Se lo deben a Dios, y expresan este hecho alabando a su Creador. La fe se transmite en particular a través del lenguaje. Las historias de éxito son las que dan a los cristianos fuerza para creer y vivir.

«Esta música me eleva, resplandece a través de mí y me contagia su profundidad optimista», dice John Elliot Gardiner sobre la música de Bach en una entrevista con el semanario alemán DIE ZEIT. Algo de este resplandor y profundidad optimista brilla en la cantata Lobe den Herrn meine Seele. Yo al menos me siento fortalecido, animado pero también reconfortado cada vez que lo escucho. La música habla por sí misma, independientemente del texto, y tiene el poder de llevarme a un estado de gratitud y confianza.
Pero incluso cuando la música habla sin palabras, dice Gardiner en otro lugar: «Si no estás al menos rudimentariamente familiarizado con las ideas religiosas que animan esta música, puedes perderte muchos matices». En esta reflexión, quiero seguir una de estas «ideas religiosas» centrales. Subyace en la cantata y es: «En la alabanza a Dios hay un poder que da vida».

Gracias…
Alabado sea el Señor, mi alma. El título de la cantata BWV 69a ya tematiza la alabanza a Dios. Sin embargo, la intención de alabar a Dios está implícita en toda la obra de Bach. «Soli Deo Gloria» leemos bajo cada obra musical de Johann Sebastian Bach como firma personal. No importa si la obra trata del sufrimiento, la culpa, la muerte o es puramente instrumental. «Soli Deo Gloria – Sólo a la gloria de Dios» está destinado a servir. La música tiene la función de alabar a Dios y reflejar las maravillas de la vida, según la convicción básica ya expresada por el reformador Martín Lutero y que está detrás de la obra de Bach. Bach expresa así que siempre quiere apuntar más allá de sí mismo. A otro origen, a otro, un poder mayor. Y con la abreviatura «SDG» expresa que su trabajo creativo le conecta con el poder creativo de Dios, que él percibe como el suelo primigenio bajo todo ser.
Con las antiguas palabras bíblicas, la cantata BWV 69a nos anima a los oyentes a unirnos a la alabanza de Dios y a expresar nuestra gratitud a Dios. Al principio, la gratitud no está ligada a una razón reconocible. Es una gratitud general hacia la vida.
Esta gratitud hacia la existencia y el milagro de la vida la sentimos todos, seamos religiosos o no. Se apodera de nosotros, por ejemplo, durante las experiencias de la naturaleza: cuando el primer rayo de sol acaricia nuestro rostro por la mañana, cuando el rocío electriza nuestra piel, cuando la clara noche estrellada dirige nuestra mirada hacia el universo. Nos sobrecoge el nacimiento de un niño, que podemos explicar biológicamente, pero que, sin embargo, nos deja asombrados. Nos volvemos agradecidos simplemente porque estamos ahí, porque se nos permite compartir la singularidad de la vida.
Las personas religiosas dan una dirección a estos sentimientos. Expresan su gratitud al Dios creador. Desde hace dos milenios, las liturgias de todas las confesiones cristianas contienen el elemento de la alabanza a Dios como un componente fijo. Independientemente de la situación muy concreta de la vida, al comienzo de la oración del día o del servicio, la mirada se aparta de la propia existencia hacia Dios. El hombre reconoce ante su Creador que no existe por sus propias fuerzas, que su vida es un don inmerecido. El culto cristiano ha institucionalizado esta vuelta agradecida hacia la fuente del ser. Se ha convertido así en una especie de ejercicio espiritual que se implanta rítmicamente en la vida de los cristianos practicantes. Tomar regularmente conciencia de que el ser humano no crea su propia vida es una parte genuina de la espiritualidad cristiana.
Ciertamente, el creyente individual no siempre está de humor para dedicarse a esta alabanza a Dios. Porque el impulso natural del hombre es más bien mantener constantemente los peligros, los riesgos y los problemas ante sus ojos para desarrollar a tiempo estrategias de afrontamiento. Este impulso es, sin duda, una estrategia importante que garantiza el desarrollo y la supervivencia de la raza humana. Pero la liturgia cristiana, con su alabanza a Dios, pone un complemento a este impulso ansioso. Apartar la mirada de los peligros y los problemas hacia Dios y su poder creador, crea una distancia saludable y una humildad aliviadora: el hombre no tiene que dominar la vida ni mejorar el mundo sólo con sus propias fuerzas. Existe Dios, que creó el mundo y cuyo poder creador sigue actuando en toda la vida. Que alivia, que consuela, que anima. Al mismo tiempo, el creyente individual, aunque a menudo no esté de humor para la gratitud, se deja llevar e inspirar por la comunidad, que repite los antiguos cantos y oraciones.

… ¡y cuéntalo!
Sin embargo, tanto el texto de la cantata como el del salmo en el que se basa van un paso más allá. «Alaba al Señor, alma mía, y no olvides el bien que te ha hecho». El aria del tenor retoma este estímulo de recordar con gratitud anunciando también el método de recordar mientras se canta: «¡Alma mía, arriba, cuenta!»
Hay un gran poder en contar las historias en las que la vida ha triunfado. La tradición bíblica es narrativa. Transmite muchas historias de cómo la gente, con la ayuda de Dios, ha triunfado en la vida de generación en generación. Y la tradición bíblica nos llama a hacer lo mismo como individuos en la comunidad: contar historias de cómo has dominado la vida. No olvides todo lo bueno que ya te ha pasado.
Victor Frankl, médico y psicoterapeuta judío, fundador de la logoterapia, describe sus experiencias en el campo de concentración de Auschwitz durante la Segunda Guerra Mundial en su conocida obra «…y sin embargo decir sí a la vida». Una historia ha dejado una impresión duradera en mi memoria: Frankl cuenta que un día, cuando él y sus compañeros estaban ya muy deprimidos, de repente se fue la electricidad. Sin esperanza y completamente agotados, los torturados yacen en sus catres en los oscuros barracones. Entonces el anciano del bloque pidió a Frankl que hablara con sus compañeros de prisión. Y aunque no le apetecía, levantó la voz. Habló de la incertidumbre del futuro. «Pero», continuó Frankl, «no sólo hablé del futuro y de la oscuridad en la que estaba envuelto, y del presente con todos sus sufrimientos, sino que también hablé del pasado, de todas sus alegrías y de la luz que todavía daba en la oscuridad de nuestros días. He citado al poeta que dice: «Lo que has vivido, ningún poder del mundo te lo puede robar». Lo que hemos realizado en la plenitud de nuestra vida pasada, en su riqueza de experiencias, nada ni nadie puede arrebatarnos esta riqueza interior. Pero no sólo lo que hemos vivido, lo que hemos hecho, lo que hemos pensado alguna vez en cosas grandes, y lo que hemos sufrido (…) todo esto lo hemos guardado en la realidad, de una vez por todas. Y aunque haya pasado, ¡está asegurado en el pasado para toda la eternidad! Porque ser pasado es también un tipo de ser, sí, quizás el más seguro».
A continuación, Frankl habla de la posibilidad de llenar de sentido cada situación, la vida, y concluye describiendo el efecto de lo que considera su modesto intento de animar a sus compañeros de prisión. «Pronto la bombilla eléctrica de una viga de nuestro barracón volvió a encenderse, y vi las desdichadas figuras de mis compañeros, que ahora se acercaban cojeando a mi sitio con lágrimas en los ojos para… agradecerme…»
Este inolvidable relato de un día en Auschwitz es un testimonio del poder que reside en la narración de los momentos brillantes de la vida. La narración de momentos poderosos saca a las personas del presente paralizante y las transporta al momento en que sintieron vivacidad y vitalidad, en que crearon vida, en que sintieron alegría. Contar historias trae al presente la energía contenida en esos momentos y saca a las personas del trance en el que las preocupaciones, los miedos y la angustia pueden enredarlas. A través de la narración de historias, las personas pueden conectar con sus posibilidades y el potencial que hay en ellas, aunque no esté disponible en ese momento.
La mayoría de las veces esto no ocurre de forma espontánea. Los problemas del presente están naturalmente más cerca de nosotros que las historias de éxito y los momentos de felicidad del pasado. Por eso necesitamos de vez en cuando un amigo, un pastor o un terapeuta que nos lleve suavemente de la mano y nos conduzca a los momentos más ligeros de nuestra historia vital. La cantata Lobe den Herrn, meine Seele también puede adoptar este papel pastoral. Su potente música, con su clara invitación, nos recuerda que debemos agradecer el milagro de la vida en el que se nos permite participar. Al escuchar los sonidos cadenciosos, se nos invita a visualizar con gratitud los momentos de éxito en nuestras vidas. Si la vida nos arroja al «camino difícil», la acción de gracias y el relato de los recuerdos nos fortalecerán.

Literatura
– John Eliot Gardiner, Bach – Música para un castillo en el cielo, Hanser, Múnich 2016
– John Eliot Gardiner, «This music glows through me», entrevista en: DIE ZEIT, 8 de diciembre de 2016
– Victor Frankl, «… y seguir diciendo sí a la vida», Kösel, Múnich 3ª edición 2012

Este texto ha sido traducido con DeepL (www.deepl.com).

Referencias

Todos los textos de las cantatas están tomados de la «Neue Bach-Ausgabe. Johann Sebastian Bach. Neue Ausgabe sämtlicher Werke», publicada por el Johann-Sebastian-Bach-Institut Göttingen y por el Bach-Archiv Leipzig, serie I (cantatas), tomos 1-41, Kassel y Leipzig, 1954-2000.
Todos los textos introductorios a las obras, los textos «Profundización en la obra» así como los «Comentarios teológico-musicales» fueron escritos por Dr. Anselm Hartinger, el Rev. Niklaus Peter así como el Rev. Karl Graf bajo consideración de las siguientes obras de referencia: Hans-Joachim Schulze, «Die Bach-Kantaten. Einführungen zu sämtlichen Kantaten Johann Sebastian Bachs», Leipzig, segunda edición, 2007; Alfred Dürr, «Johann Sebastian Bach. Die Kantaten», Kassel, novena edición, 2009, y Martin Petzoldt, «Bach-Kommentar. Die geistlichen Kantaten», Stuttgart, tomo 1, segunda edición,  2005 y tomo 2, primera edición, 2007.

Apóyenos

Apoye el proyecto Bachipedia con una contribución para difundir la obra vocal de Bach en todo el mundo y para hacerla accesible a los jóvenes. Muchas gracias.

JSB Newsletter

Síguenos en: