Wer mich liebet, der wird mein Wort halten

BWV 074 // para el primer día de Pentecostés

(Quien me ame guardará mi palabra) para soprano, contralto, tenor y bajo, conjunto vocal, trompeta I-III, timbales, oboe I+II, oboe da caccia, cuerda y bajo continuo

Vídeo

Escuchen y vean la introducción, el concierto y la reflexión por completo.

¿Quieres disfrutar de nuestros vídeos sin publicidad? Suscríbete a YouTube Premium ahora...

YouTube

By loading the video, you agree to YouTube's privacy policy.
Learn more

Load video

Taller introductorio
YouTube

By loading the video, you agree to YouTube's privacy policy.
Learn more

Load video

Reflexión
YouTube

By loading the video, you agree to YouTube's privacy policy.
Learn more

Load video

«Lutzograma» sobre el taller introductorio

Manuscrito de Rudolf Lutz sobre el taller
Download (PDF)

Artistas

Solistas

Soprano
Ulrike Hofbauer

Contralto
Benjamin Williamson

Tenor
Jakob Pilgram

Bajo
Matthias Helm

Coro

Soprano
Alice Borciani, Jennifer Ribeiro Rudin, Simone Schwark, Linda Loosli, Lia Andres, Mirjam Wernli

Contralto
Jan Thomer, Antonia Frey, Laura Binggeli, Lea Scherer, Alexandra Rawohl

Tenor
Marcel Fässler, Klemens Mölkner, Manuel Gerber, Christian Rathgeber

Bajo
Philippe Rayot, Julian Redlin, Daniel Pérez, Simón Millán, Tobias Wicky

Orquesta

Dirección
Rudolf Lutz

Violín
Éva Borhi, Péter Barczi, Christine Baumann, Petra Melicharek, Dorothee Mühleisen, Ildikó Sajgó, Aliza Vicente

Viola
Martina Bischof, Matthias Jäggi, Sarah Mühlethaler

Violoncello
Maya Amrein, Jakob Valentin Herzog

Violone
Markus Bernhard

Oboe
Andreas Helm, Philipp Wagner

Oboe da caccia
Andreas Helm, Clara Espinosa Encinas

Fagot
Susann Landert

Trompeta
Patrick Henrichs, Peter Hasel, Klaus Pfeiffer

Timbales
Martin Homann

Cémbalo
Thomas Leininger

Órgano
Nicola Cumer

Director musical

Rudolf Lutz

Taller introductorio

Participantes
Rudolf Lutz, Pfr. Niklaus Peter

Reflexión

Orador
Kerstin Wiese

Grabación y edición

Año de grabación
26/05/2023

Lugar de grabación
Trogen AR (Suiza) // Evangelische Kirche

Ingeniero de sonido
Stefan Ritzenthaler

Productor
Meinrad Keel

Productor ejecutivo
Johannes Widmer

Productor
GALLUS MEDIA AG, Schweiz

Producción
J.S. Bach-Stiftung, St. Gallen, Schweiz

Publicaciones correspondientes en nuestra tienda

Sobre la obra

Libretista

Primera interpretación
20 de mayo de 1725, Leipzig

Texto base
Juan 14:23 (movimiento 1); Christiane Mariane von Ziegler (movimientos 2–3, 5, 7); Juan 14; 28 (movimiento 4); Romanos 8:1 (movimiento 6); Paul Gerhardt (movimiento 8)

Texto de la obra y comentarios teológico-musicales

Kerstin Wiese

J. S. Bach: «Quien me ama cumplirá mi palabra», BWV 74, Cantata para el domingo de Pentecostés de 1725

Hace exactamente 300 años se abrió un nuevo capítulo en la historia de la música: Johann Sebastian Bach fue elegido Thomaskantor en Leipzig. Por primera vez en su carrera, tuvo la oportunidad de componer música de iglesia para todos los domingos y fiestas del año. Se entregó a la tarea con todas sus fuerzas. En los dos primeros años, presentó a su público exclusivamente sus propias obras. Mientras que las piezas del primer año eran muy diferentes en términos literarios y musicales, en el segundo se fijó un marco claramente definido: durante 40 semanas compuso exclusivamente cantatas corales basadas en una idea musical y poética básica. Pero antes de la Pascua de 1725, este año se interrumpe. Tras unas pocas cantatas sobre textos de origen desconocido, Bach concluyó el año desde el Domingo de Jubileo hasta el Domingo de la Trinidad con una secuencia de nueve cantatas sobre libretos de la poetisa de Leipzig Christiane Mariane von Ziegler. Sus textos inspiraron a Bach composiciones muy expresivas y variadas, como la magnífica cantata de Pentecostés que acabamos de escuchar.

Pero, ¿quién era esta mujer cuyos textos inspiraron hasta tal punto la creatividad de Johann Sebastian Bach? ¿Y qué esperaba Bach de los libretos en los que basaba sus composiciones?

Christiane Mariane nació en 1695 como la primera de ocho hijos en el seno de una respetada familia de abogados de Leipzig. El destino se cebó con ella a una edad temprana:

En su primera década de vida murieron seis de sus hermanos. Cuando tenía nueve años, su padre, Franz Conrad Romanus, entonces alcalde de Leipzig, fue detenido por malversación de fondos. Permaneció en prisión hasta su muerte, un total de 41 años. 1711 – Christiane Mariane se casa a los 16 años con el noble Heinrich Levin von Könitz. Pero su marido murió sólo un año después, poco después del nacimiento de su primera hija. A los 19 años se casó con Georg Christoph von Ziegler y tuvo otra hija. Probablemente acompañó a su marido, capitán militar, en las campañas de la Guerra del Norte. Sin embargo, hacia 1722 murieron su segundo marido y sus dos hijas. Con sólo 27 años, Christiane Mariane von Ziegler enviudó dos veces y regresó a la casa paterna en Leipzig.

Durante los veinte años siguientes se dedicó por completo a la literatura y el arte. Publicó numerosos poemas, prosa y traducciones. Defendió con vehemencia el derecho de la mujer a la educación y a participar en el discurso literario y social. Fue una de las primeras mujeres de Alemania en dirigir un salón literario-musical, creando así un lugar en el que podía participar activamente en la vida cultural y social. En su salón, pequeñas sociedades de hombres y mujeres se reunían para mantener conversaciones estimulantes y participar en juegos eruditos. Los invitados cenaban, discutían sobre literatura, escribían poesía improvisada, tocaban música y escuchaban conciertos. La música desempeñaba un papel importante en su salón. En el informe preliminar de su primer libro de poemas, relata que los virtuosos que pasaban por allí la obsequiaban a menudo con «el honor de su aliento». La propia Von Ziegler tocaba la flauta, el laúd, instrumentos de teclado y cantaba. En su epistolario, publicado en 1731, aboga por que se permita a las mujeres tocar la flauta travesera, un instrumento comúnmente reservado a los hombres en Alemania. Mantuvo correspondencia con los kapellmeisters e intercambió con ellos ideas sobre piezas musicales. Se desconoce hasta qué punto discutió los textos de sus cantatas con Johann Sebastian Bach o si éste estuvo invitado en su salón. Sólo una vez, en su poema «A una música de jardín» de 1729, menciona a Bach como posible compositor de una bella obertura. También se sabe que su tía apadrinó a la hija de Bach, Elisabeth Juliana Friederica.

En sus publicaciones, von Ziegler subrayó repetidamente el don de la mujer para el habla natural, que la predestinaba a la poesía, dada la igualdad de oportunidades educativas. En la introducción a su poema «Vertheidigung unseres Geschlechts gegen die Mannspersonen» (Defensa de nuestro sexo frente a los hombres), escribió: «La forma natural de escribir es indudablemente mejor que la artificial, pomposa y turgente. Las mujeres adoran la primera y se sienten, por así decirlo, como en casa en ella: pero ¿qué cosas excedentes no nos han dado a leer a veces los caracteres de los hombres? Admitimos de buen grado que no todos los poetas escriben de una manera tan poco natural, pero puesto que todavía no se ha demostrado que ninguna mujer les haya seguido en esto, sigue siendo una conclusión inevitable que nuestro sexo debe tener preferencia en este trabajo.

Esta contribución es una de sus primeras publicaciones. Apareció en diciembre de 1725 -medio año después de su colaboración con Bach- en el semanario «Die vernünftigen Tadlerinnen». Los editores, en torno a Johann Christoph Gottsched, querían acercar las ideas de la Ilustración a un público femenino de clase media. Tanto los editores, exclusivamente masculinos, como todos los autores aparecían bajo seudónimos femeninos.

Von Ziegler publicó su primer volumen de poesía con su propio nombre en 1728 y penetró así profundamente en la esfera masculina: La mayor parte del «Versuch in gebundener Schreib-Art» está dedicada a temas profanos, incluidos muchos poemas satíricos, burlones e incluso groseros. Entre los escasos poemas sacros, destacan las versiones revisadas de los textos de las cantatas musicadas por Bach, es decir, poemas que estaban destinados a ser interpretados en la iglesia y que, de hecho, ¡se interpretaron allí! El volumen no sólo se publicó con su nombre. En el prefacio, la autora subraya que no ha sido editada por ningún hombre.

En cambio, el incentivo para la segunda parte del «Versuch», publicado en 1729, fueron los textos de cantata: se trata de 64 poemas que, junto con los nueve ya publicados, forman un volumen completo. En el prefacio, von Ziegler da consejos sobre cómo los compositores podrían tratar los textos: Como son bastante largos, la primera parte podría interpretarse antes del sermón, la segunda después. También sería fácil hacer dos volúmenes de uno.

En 1731, fue la primera mujer en Alemania en publicar una colección de cartas: las «Moralische und vermischten Send-Schreiben». El año anterior había sido aceptada como único miembro femenino de la «Sociedad Alemana», dedicada al cultivo de la lengua alemana. Dos veces recibió el premio de poesía que la sociedad concedía anualmente. En octubre de 1733, a sugerencia de Gottsched, la Universidad de Wittenberg la convirtió en la primera mujer de Alemania en recibir el título de poeta laureata, el más alto honor como poeta. Sin embargo, como mujer, no se le permitió participar en la ceremonia oficial de coronación. El decano le entregó el diploma y la rama de laurel en presencia de varios dignatarios una semana más tarde en su apartamento.

El honor causó revuelo en aspectos positivos y negativos. Por un lado, recibió muchos poemas de homenaje; por otro, fue objeto de fuertes ataques. Circularon naipes caricaturizados con una imagen ennegrecida de Ziegler y diatribas publicadas anónimamente. En ellas, estudiantes de Leipzig afirmaban que se ganaba la vida con el juego comercial y seducía a hombres jóvenes. El juicio contra los autores de los vituperios fue anulado por orden del tribunal de Dresde; se prohibió a las universidades premiar en el futuro a mujeres sin permiso de Dresde. En el prefacio a su traducción de «Scharfsinnige Unterredungen», de Madeleine de Scudery, la poetisa, segura de sí misma, escribió en 1735: «Los múltiples vituperios impertinentes me han dado la ventaja de que no cedo ni un paso a todos los procedimientos maliciosos y viles; en resumen, mis envidiosos y enemigos no son capaces de ofenderme ni molestarme lo más mínimo.»

Su última publicación importante -los «Vermischten Schriften, in gebundener und ungebundener Rede»- apareció en 1739. Dos años más tarde se casó con el profesor universitario Balthasar Adolf von Steinwehr y se trasladó con él a Frankfurt an der Oder. Se retiró de la vida pública en su mayor parte.

Pero volvamos a la cuestión de lo que Bach esperaba de sus libretistas y de su único libretista.

Se sabe sorprendentemente poco sobre los libretistas de Bach y su colaboración con ellos. Su única cosecha basada en un principio fijo -la cosecha de cantatas corales- quedó inacabada. A diferencia de sus contemporáneos, como Georg Philipp Telemann, Bach apenas recurrió a ciclos de cantatas impresos. La mayoría de sus libretistas son, por tanto, desconocidos a día de hoy. Bach utilizó una gran variedad de textos para las cantatas de Leipzig: textos antiguos de Georg Christian Lehms, Salomo Franck o Erdmann Neumeister, así como libretos de jóvenes poetas de Leipzig con formación literaria y musical, como Christian Friedrich Henrici, conocido como Picander, Christoph Birkmann o Christiane Mariane von Ziegler.

Es evidente que Bach estaba interesado en una amplia gama de estímulos e ideas nuevas. La heterogeneidad de los modelos le ofrecía un rico material para explorar de muchas maneras las posibilidades del género cantata, retomar tradiciones y crear soluciones innovadoras.

Si a menudo hacía adaptar textos antiguos para sus propios fines, es obvio que también buscaba el intercambio artístico con sus libretistas locales. Teniendo en cuenta que Bach se había sometido a un férreo corsé durante 40 semanas en su año de cantata coral, no es de extrañar que los variados textos de Ziegler le inspiraran el máximo nivel de inventiva. Las numerosas palabras bíblicas, por ejemplo, que Christiane Mariane von Ziegler utilizaba en lugares muy diferentes de sus textos, dieron a Bach una gran libertad en la elección de los tipos de movimiento. En la cantata que hemos escuchado hoy, Bach puso música a tres pasajes bíblicos de diferentes maneras: como coro en el movimiento 1, como aria de bajo en el movimiento 4 y como recitativo de bajo en el movimiento 6.

En general, Bach experimentó mucho en sus composiciones de Ziegler: en la cantata «Auf Christi Himmelfahrt allein» BWV 128, por ejemplo, subraya el contraste entre la proclamación y el silencio incorporando un recitativo en el aria del tercer movimiento. En el gran movimiento de apertura de la cantata «Ihr werdet weinen und heulen» BWV 103, inventa una impresionante solución de fuga para resaltar el contraste entre el luto y la alegría. En nuestra cantata de hoy, una de las cosas que llama la atención es la audacia y el virtuosismo del retablo.

Para Christiane Mariane von Ziegler, los nueve textos de cantata para Bach fueron su primer encargo público, y un encargo singular en su carrera: las composiciones de Bach le permitieron alzar la voz en la iglesia, en contra del veredicto luterano de que las mujeres debían permanecer en silencio en la iglesia. Me impresiona profundamente que tuviera la confianza de aceptar un encargo así en una etapa tan temprana de su carrera. Era una excepción absoluta que una mujer escribiera libretos para música sacra. En vista de esta posición de partida, la decisión de Bach por sus textos fue también una empresa totalmente audaz. ¿Ignoró conscientemente las reservas del clero?

En la época de la composición, Christiane Mariane von Ziegler aún era una poetisa desconocida. Su primera publicación, que también incluía los textos de las nueve cantatas, no apareció hasta tres años más tarde. A pesar de la diferencia de estatus y de género, tenía varias cosas en común con Johann Sebastian Bach: ambos se movían en círculos eruditos sin haber completado una educación académica. Ambos eran devotos luteranos. Ambos eran artistas seguros de sí mismos que buscaban diversos campos de actividad y defendían sus convicciones. Un importante compositor, que hoy es una de las personalidades más famosas de la historia cultural alemana, compuso textos de una importante poetisa que ha caído injustamente en el olvido. Escuchemos ahora por segunda vez la cantata de Pentecostés «Quien me ame, cumplirá mi palabra».

Este texto ha sido traducido con DeepL (www.deepl.com).

Referencias

Todos los textos de las cantatas están tomados de la «Neue Bach-Ausgabe. Johann Sebastian Bach. Neue Ausgabe sämtlicher Werke», publicada por el Johann-Sebastian-Bach-Institut Göttingen y por el Bach-Archiv Leipzig, serie I (cantatas), tomos 1-41, Kassel y Leipzig, 1954-2000.
Todos los textos introductorios a las obras, los textos «Profundización en la obra» así como los «Comentarios teológico-musicales» fueron escritos por Dr. Anselm Hartinger, el Rev. Niklaus Peter así como el Rev. Karl Graf bajo consideración de las siguientes obras de referencia: Hans-Joachim Schulze, «Die Bach-Kantaten. Einführungen zu sämtlichen Kantaten Johann Sebastian Bachs», Leipzig, segunda edición, 2007; Alfred Dürr, «Johann Sebastian Bach. Die Kantaten», Kassel, novena edición, 2009, y Martin Petzoldt, «Bach-Kommentar. Die geistlichen Kantaten», Stuttgart, tomo 1, segunda edición,  2005 y tomo 2, primera edición, 2007.

Apóyenos

Apoye el proyecto Bachipedia con una contribución para difundir la obra vocal de Bach en todo el mundo y para hacerla accesible a los jóvenes. Muchas gracias.

JSB Newsletter

Síguenos en: