Wer da gläubet und getauft wird

BWV 037 // Exaudi

(El que creyere y fuere bautizado) para la fiesta de la Ascensión, para soprano, contralto, tenor y bajo, conjunto vocal, oboe d’amore I+II, cuerdas y bajo continuo

Vídeo

Escuchen y vean la introducción, el concierto y la reflexión por completo.

¿Quieres disfrutar de nuestros vídeos sin publicidad? Suscríbete a YouTube Premium ahora...

Taller introductorio
Reflexión
Material adicional

«Lutzograma» sobre el taller introductorio

Manuscrito de Rudolf Lutz sobre el taller
Download (PDF)

Artistas

Solistas

Tenor
Bernhard Berchtold

Bajo
Matthias Helm

Coro

Soprano
Lia Andres, Simone Schwark, Susanne Seitter, Noëmi Sohn Nad, Stephanie Pfeffer, Jennifer Ribeiro Rudin

Contralto
Antonia Frey, Francisca Näf, Lea Pfister-Scherer, Jan Thomer, Sarah Widmer

Tenor
Marcel Fässler, Manuel Gerber, Tobias Mäthger, Sören Richter

Bajo
Jean-Christophe Groffe, Valentin Parli, Daniel Pérez, Philippe Rayot, Tobias Wicky

Orquesta

Dirección
Rudolf Lutz

Violín
Lenka Torgersen, Ildikó Sajgó, Christine Baumann, Petra Melicharek, Dorothee Mühleisen, Judith von der Goltz

Viola
Martina Bischof, Matthias Jäggi, Sarah Mühlethaler

Violoncello
Maya Amrein, Daniel Rosin

Violone
Markus Bernhard

Oboe d’amore
Katharina Arfken, Ingo Müller

Fagot
Giovanni Battista Graziadio

Cémbalo
Thomas Leininger

Órgano
Nicola Cumer

Director musical

Rudolf Lutz

Taller introductorio

Participantes
Rudolf Lutz, Pfr. Niklaus Peter

Reflexión

Orador
Heidi Eisenhut

Grabación y edición

Fecha de grabación
21.05.2021

Lugar de grabación
St. Gallen (Suiza) // Olma-Halle 2.0

Ingenieros de sonido
Stefan Ritzenthaler

Dirección de grabación
Meinrad Keel

Gestión de producción
Johannes Widmer

Producción
GALLUS MEDIA AG, Suiza

Productora ejecutiva
Fundación J.S. Bach, St. Gallen (Suiza)

Sobre la obra

Libretista

Primera interpretación
18 de mayo de 1724, Leipzig

Texto
Marcos 16,16 (movimiento 1); Philipp Nicolai (movimiento 3); Johann Kolrose (movimiento 6); poeta desconocido (movimientos 2, 4, 5)

Texto de la obra y comentarios teológico-musicales

1. Chor

«Wer da gläubet und getauft wird, der wird selig werden.»

 

2. Arie — Tenor

Der Glaube ist das Pfand der Liebe,
die Jesus für die Seinen hegt.
Drum hat er bloß aus Liebestriebe,
da er ins Lebensbuch mich schriebe,
mir dieses Kleinod beigelegt.

3. Choral — Duett: Sopran, Alt

Herr Gott Vater, mein starker Held!
du hast mich ewig vor der Welt
in deinem Sohn geliebet.
Dein Sohn hat mich ihm selbst vertraut,
er ist mein Schatz, ich bin sein’ Braut,
sehr hoch in ihm erfreuet.
Eia, eia!
Himmlisch Leben wird er geben mir dort oben;
ewig soll mein Herz ihn loben.

4. Rezitativ — Bass

Ihr Sterblichen, verlanget ihr
mit mir
das Antlitz Gottes anzuschauen?
So dürft ihr nicht auf gute Werke bauen;
denn ob sich wohl ein Christ
muß in den guten Werken üben,
weil es der ernste Wille Gottes ist,
so macht der Glaube doch allein,
daß wir vor Gott gerecht und selig sein.

5. Arie — Bass

Der Glaube schafft der Seele Flügel,
daß sie sich in den Himmel schwingt,
die Taufe ist das Gnadensiegel,
das uns den Segen Gottes bringt;
und daher heißt ein selger Christ,
wer gläubet und getaufet ist.

6. Choral

Den Glauben mir verleihe
an dein’ Sohn, Jesum Christ, mein Sünd mir auch
verzeihe allhier zu dieser Frist.
Du wirst mir nicht versagen, was du verheißen hast,
daß er mein Sünd tu tragen und lös mich von der Last.

Reflexión

Heidi Eisenhut

BWV 37 | El que cree y se bautiza

Hace 45 años, el domingo pasado, me bautizaron en la Iglesia Reformada Protestante de Rehetobel. Cuando hace poco rastreé esta fecha en el álbum de fotos que mi madre había ordenado con cariño, me quedé en silencio al redescubrir las dos páginas dedicadas a mi bautismo en palabras e imágenes.

Señoras y señores, queridos oyentes, no sé cómo se sienten si, como yo, fueron bautizados de niños: ¿Conoce el día de su bautismo? Y si es así, ¿qué significa para usted? ¿Qué significa para usted su bautismo?

He maldecido torpemente las dos páginas del álbum durante todo el tiempo. ¿Qué significa mi bautismo para mí? Con cuidado, abrí el sobre pegado en el álbum, que llevaba mi nombre en una escritura antigua. En el interior estaba el cuaderno de bautismo, que contiene oraciones y textos para el bautismo. En la primera página encontré mi certificado de bautismo, firmado por «J. Zolliker Pfr.», sellado por un sello de la oficina parroquial protestante. Johann Jakob Zolliker fue párroco en Rehetobel desde 1949 hasta finales de mayo de 1976. Mi bautismo fue probablemente su último en el cargo. Me fascina la idea de haber sido bautizado por un Johann. Incluso si este Johann fue llamado por su segundo nombre, Jakob. «Jakob» era también el nombre de mi padre y de mi abuelo paterno, antes de que todos, desde mi bisabuelo hasta mi tatarabuelo, se llamaran Johannes. Jacobo significa «poseedor del talón» o «(Dios) protege / protege», Juan traducido significa «Dios es bondadoso» o «Dios es amable».

Había colocado el cuaderno de bautismo junto al álbum mientras reflexionaba sobre los dos nombres y sus significados, y mis pensamientos me guiaban a la pregunta de qué hace que la gente crea a lo largo de los siglos que Dios les protege y es bondadoso con ellos. Al hacerlo, mi mirada rozó las dos fotos de la parte inferior de la primera página del álbum, en las que aparezco envuelta en un manto blanco de bautizo, amada y protegida, una vez con mis padrinos y otra con mis padres. Entre las fotos, mi madre había escrito con hermosa letra el verso bautismal del Libro de Isaías elegido por el sacerdote: «Porque los montes se apartarán y las colinas caerán; pero mi gracia no se apartará de ti, ni faltará el pacto de mi paz, dice el Señor, tu Dios misericordioso. (Is. 54, 10) Dios siempre será misericordioso, aunque a menudo esto no sea inmediatamente evidente, promete esta frase, que se asigna históricamente a la época del exilio de Babilonia en el siglo VI a.C. La confianza básica de que Dios está involucrado, de que puedo esperar que todo tenga un sentido y que la justicia, la paz y el amor acaben prevaleciendo, fue y es consuelo y luz para muchas personas. Eso puede ser liberador. «La fe da alas al alma para que se eleve a los cielos», leemos en nuestra cantata del Día de la Ascensión. El bautismo es el «sello de la gracia», el privilegio de aceptar la fe como «prenda de amor» y, a través de ella, configurar la propia vida y alcanzar la vida eterna.

Volví a coger mi cuaderno de bautismo para darle una segunda oportunidad a su contenido, pero no llegué hasta los textos. Había descubierto la viñeta del título, una ilustración de Konrad Grimmer (1915-1950) de los años cuarenta (Fig. 1). Muestra una banda de nubes de la que desciende el Espíritu Santo en forma de paloma sobre una pila bautismal en forma de copa llena de agua. El agua de la cuenca no está quieta, sino ondulada, como si la moviera una mano invisible.

No tuve que pensar mucho sobre dónde había encontrado ya esta representación de forma similar. Sólo tuve que cerrar los ojos, y me gustaría invitarles, queridos oyentes, a acompañarme en una pequeña excursión que nos lleva primero al monasterio de San Juan en Müstair, en el Münstertal, en el extremo más oriental de Suiza, y luego, vía Italia, de vuelta a la Suiza oriental, a la iglesia de Trogen.

Era una mañana de domingo de julio de 2019. Desde hacía años, volvía a pasar la noche en Müstair, a pocos metros del monasterio de St. El día del despertar me llevó a la iglesia del monasterio, un lugar que me ha gustado desde que lo conocí. Tenía tiempo. Una monja benedictina rezaba en silencio junto a la estatua de Carlomagno, el legendario fundador del monasterio. No se dio cuenta de mi presencia y tuve cuidado de no molestarla. Me senté en una de las primeras filas de bancos del lado izquierdo de la nave. Desde allí tenía una visión clara del muro norte, en el que sólo me interesaba una cosa: el panel de estuco románico colocado en él con la representación del bautismo de Jesús (Fig. 2).

Durante mucho tiempo reflexioné sobre lo que me fascinaba tanto de este relieve de estuco de 1000 años de antigüedad. Creo que me asombra que su perfección de formas en una interpretación totalmente independiente del motivo haya podido irradiar confianza a lo largo de los siglos. Jesucristo se encuentra de frente en las aguas amontonadas de las olas del Jordán. En el centro de la representación descansa su ombligo, que tiene forma de ojo. Sus ojos reales están atentos y redondos, su expresión facial es amablemente acogedora. El bautismo de Juan ya se ha realizado. El Espíritu Santo en forma de paloma que desciende de una cortina de nubes y la mano izquierda abierta sobre el corazón indican que Cristo recibe la bendición de Dios (Marcos 1:9-11) y con su mano derecha la transmite en nombre de la Trinidad a Juan, que la acepta en postura humilde con las manos abiertas. Al otro lado del Jordán, un ángel con el manto del Señor está esperando, ya que Cristo se levantaría del agua en el momento siguiente. Esta impresionante instantánea hace que el pico de la paloma se funda con la corona y el ombligo de Cristo para formar una línea enraizada en la amplia cresta de la ola, que conecta el cielo y la tierra. Dos columnas flanquean la composición, que originalmente estaba pintada. Consolidan la calma y la constancia que irradia la estructura, a pesar del dinamismo inherente a la recepción y transmisión de la bendición.

La representación del bautismo de Jesús es un motivo conocido en la iconografía cristiana desde hace más de 1600 años. Como mosaico en las cúpulas de los baptisterios, como relieve en las pilas y vasos bautismales, como pintura, ilustración de libros o trabajo de marquetería, ha dejado un rastro narrativo a lo largo de los siglos que me hizo reflexionar en el banco de butacas ante nuestros tiempos acelerados, efímeros y llenos de imágenes y encantos. La representación segura de Cristo como centro y mediador es uno de los matices que hacen del relieve bautismal de Müstair, al menos para mí, algo muy especial sobre el que me gustaría seguir recabando información y reflexionando.

Con estos pensamientos, abandoné el maravilloso lugar. El pequeño grupo de viajeros al que pertenecía continuó el viaje a Italia. La cuestión del bautismo pasó a un segundo plano. Otras cosas eran más importantes, hasta que una buena semana después, en la autopista entre Livorno y Génova, la salida «Carrara» me llamó instantáneamente al bautismo. Esta vez no a un monasterio en las montañas, sino a una iglesia -la nuestra- en las colinas. El desencadenante fue de nuevo un Johann: el comerciante textil Johannes Zellweger-Hirzel (1730-1802). Hacia 1781, mandó fabricar en Génova una pila bautismal de mármol de Carrara para la nueva iglesia que se estaba construyendo en su ciudad natal, Trogen, y la transportó a través de los Alpes (Fig. 3).

La gema tiene una pila bautismal circular asentada sobre un fuste en forma de candelabro, entrelazado con hojas de acanto. Una celosía octogonal (!) artísticamente forjada ofrece protección. Y para todos aquellos que se fijen aún más, la tapa de madera de la pila bautismal, que a primera vista parece poco llamativa, muestra una incrustación que representa el bautismo de Jesús en el Jordán (Fig. 4). Las partes de la piel de Cristo y Juan y la paloma son de marfil precioso. Esta pila bautismal de Trogen, con su historia transalpina, no estaba originalmente en su ubicación actual en el coro, sino delante del arco del coro en la nave (Fig. 5), directamente bajo la pintura del techo que representa a Cristo bendiciendo a los niños (Lucas 18:16) (Fig. 6).

Como centro integrador de la comunidad de fe reformada, estaba rodeado de bancos que llenaban la nave, la galería y todo el coro. Como el ombligo de un microcosmos, su agua y la mano y las palabras del ministro bautizador dieron y siguen dando el privilegio de pertenecer.

Ya lo has notado, la excursión ha terminado y estoy de vuelta en el aquí y ahora. La paloma que descendió en picado desde la cortina de nubes me salvó de tener que lidiar con la segunda cláusula de Marcos 16:16 en mi folleto de bautismo: «El que crea y se bautice se salvará», Johann Sebastian Bach puso música. «Pero el que no crea será condenado», no puso música. Me gusta esta omisión. Para mí, la historia cultural, lo positivo y creativo de los siglos, las múltiples formas de expresión de las artes plásticas y escénicas, la música y la literatura y las cosas milagrosas que surgen de ellas, como el relieve bautismal de Müstair y la pila bautismal de Trogen, son estímulo por excelencia. ¡Cuánto conocimiento, habilidad, dedicación y buena voluntad contienen todos estos testimonios hasta el día de hoy! Y si a esto le añadimos la buena voluntad de las personas que están desinteresadamente al servicio de los demás, que ayudan allí donde se necesita apoyo, entonces para mí el rostro amable de Cristo en el relieve de estuco del muro norte de Müstair representa la confianza en que la fe puede entenderse como algo que nos impulsa a utilizar nuestras capacidades y talentos en este mundo de tal manera que consigamos compartir la alegría y el amor. Esto puede hacer que estemos contentos, felices y realizados.

Señoras y señores, queridos compañeros de cerca y de lejos, con este espíritu les deseo mucha alegría al escuchar nuestra cantata por segunda vez hoy y para los próximos días de Pentecostés tiempo para reflexionar – y para ser.

—-

Créditos de las imágenes: Fig. 1 © EVZ-Verlag Zurich, ilustración: Konrad Grimmer (1915-1950); Fig. 2 © Stiftung Pro Kloster St. Johann Müstair, foto: Suzanne Fibbi-Aeppli, 1987; Fig. 3-6 © Kantonsbibliothek Appenzell Ausserrhoden.

Muchas gracias al Prof. Dr. Jürg Goll, de Müstair, y al Prof. Dr. Paul Michel, de Zúrich, por el inspirador intercambio sobre el relieve bautismal de Müstair.

Este texto ha sido traducido con DeepL (www.deepl.com).

Referencias

Todos los textos de las cantatas están tomados de la «Neue Bach-Ausgabe. Johann Sebastian Bach. Neue Ausgabe sämtlicher Werke», publicada por el Johann-Sebastian-Bach-Institut Göttingen y por el Bach-Archiv Leipzig, serie I (cantatas), tomos 1-41, Kassel y Leipzig, 1954-2000.
Todos los textos introductorios a las obras, los textos «Profundización en la obra» así como los «Comentarios teológico-musicales» fueron escritos por Dr. Anselm Hartinger, el Rev. Niklaus Peter así como el Rev. Karl Graf bajo consideración de las siguientes obras de referencia: Hans-Joachim Schulze, «Die Bach-Kantaten. Einführungen zu sämtlichen Kantaten Johann Sebastian Bachs», Leipzig, segunda edición, 2007; Alfred Dürr, «Johann Sebastian Bach. Die Kantaten», Kassel, novena edición, 2009, y Martin Petzoldt, «Bach-Kommentar. Die geistlichen Kantaten», Stuttgart, tomo 1, segunda edición,  2005 y tomo 2, primera edición, 2007.

Apóyenos

Apoye el proyecto Bachipedia con una contribución para difundir la obra vocal de Bach en todo el mundo y para hacerla accesible a los jóvenes. Muchas gracias.

JSB Newsletter

Síguenos en: